Tal y como te contaba al principio de mis recomendaciones para viajar a Cuba, este viaje ha sido, personalmente, por el que más advertencias negativas he recibido. Por esto, después de haber finalizado mi viaje de 15 días por Cuba, vengo a responderte a la gran pregunta: ¿Es seguro viajar a Cuba en 2023?

Desde ya te adelanto que Cuba es considerado uno de los países más seguros de Centroamérica. Sin embargo, a raíz de la pandemia la situación del país ha empeorado y con ello las necesidades de la población. A pesar de este hecho, te animo a que sigas leyendo para tener una visión global.

Las advertencias negativas

Cuando fui informando a mi entorno de que iría a Cuba, empecé a recibir información de amigos que habían estado hace unos meses, de cubanos que viven en España, de españoles que vivieron en Cuba más de 20 años…No todo era negativo, por supuesto, pero creo que comencé a escuchar las peores cosas cuando dije que parte del viaje lo haría en solitario.

Estas son algunas de las cosas que me dijeron antes de viajar:

  1. «Te vas a morir de hambre».
  2. «Vas a tener dificultades para encontrar agua embotellada».
  3. «No te fíes de nadie».
  4. «Si te ven sola lo más seguro es que aprovechen para robarte».
  5. «Y siendo mujer y joven, imagínate qué más…»
  6. «Has escogido el peor momento para viajar a Cuba».

Con todo esto, confieso que llegué a plantearme si debía hacer este viaje, pero por otra parte, traté de pensar de forma objetiva: ¿Qué son para mi 2 semanas pasando hambre, si cuando vuelva a mi país voy a comer con normalidad? Todas las veces que he viajado sola, he recibido comentarios que intentaban transmitir miedo. En Londres, ciudad europea y super turística, he visto y vivido la violencia en primera persona, más que en ningún otro lugar al que he viajado…

Recibir recomendaciones, opiniones y vivencias de otras personas está más que bien. Pero las vivencias de cada uno muchas veces están condicionadas por factores que no tienen por qué ser aplicables al resto. Que una persona haya sido robada no implica que a ti te vaya a ocurrir lo mismo; Que en su viaje a Cuba a alguien le costase dar con agua embotellada, no significa que tu vayas a sufrirlo también. Te ayuda a viajar prevenido, pero hay que dejar el miedo fuera.

Un mensaje de WhatsApp tremendamente tranquilizador

Cuántas de las advertencias negativas ocurrieron

Ninguna. Es más, comí más que bien, variado. Salvo una vez, siempre tuve acceso a agua embotellada (llevaba pastillas potabilizadoras igualmente). Elegí de quién fiarme y de quién no y me fue bien y nadie aprovechó para robarme por ir sola.

Contexto actual de Cuba

Todas las advertencias se basan en el contexto actual de Cuba. La principal fuente de ingresos del país es el turismo. Desde la caída de la Unión Soviética, que mantenía en gran parte a Cuba, el país abrió sus puertas al turismo y desde entonces ha sido su sustento principal. La pandemia fue un auténtico palo para ellos y, además, al ministro de economía de entonces se le ocurrió que era momento para eliminar una de las monedas de las que te hablabla aquí (el CUC) y plantar una moneda virtual, el MLC.

Estos dos acontecimientos han llevado a Cuba a una situación económica complicada que ha traído una precariedad que, si antes ya existía, ahora es aún peor (unido al tremendo descontento de la población, a la que no se le permite expresarse de forma pública).

Lógicamente la precariedad, en cualquier país, hace que la población se desespere y muchas veces trate de obtener dinero de la manera menos deseable: Robando. Los robos entre cubanos han aumentado (teléfonos móviles especialmente) y es obvio pensar que hacia el turista también. Durante mi estancia en Cuba no presencié absolutamente ningún robo (algo de lo que si he sido testigo en Londres, París y Roma) pero si que conocí a una turista británica a la que le habían robado el móvil en un despiste y ella, a su vez, había conocido a otro turista al que habían intentado arracar una cadena de oro que llevaba al cuello.

La realidad

La realidad, desde mi punto de vista, es que la situación económica de Cuba ha cambiado y eso tiene consecuencias en la población. No es un motivo para no viajar a Cuba: Los problemas de este tipo existen en todo el mundo y simplemente es necesario viajar con precaución para evitarlos en la medida de lo posible.

Lo que si que diré es que no es un país violento para nada. Los cubanos en su mayoría son gente super simpática y aunque muchos tratan de engatusarte para sacarte el dinero, en general no es común que se cruce la línea de la violencia.

Gatos pidiendo Comida en Cuba
El único daño que sufrí en Cuba fue un arañazo por parte de uno de estos gatitos que se emocionó cuando le di un trozo de pollo

Viaja siempre con seguro

Viajar con un seguro, además de ser obligatorio en Cuba, es muy recomendable y va a hacerte sentir más protegido durante tu viaje. Al fin y al cabo, pagas una cantidad relativamente pequeña que te puede sacar de aprietos en el improbable caso de que te ocurra algo. Aquí te dejo un 5% de descuento reservando con Mondo, por estar leyéndome.

Engaños clásicos y cómo evitarlos

A continuación te pondré al día de algunos de los engaños clásicos hacia los viajeros. Si bien es seguro viajar a Cuba, es importante que conozcas las situaciones en las que tienes que mantener los ojos bien abiertos, especialmente en La Habana:

Los puros y el día de la cooperativa

Los puros atraen a muchos viajeros, y algunos cubanos tratan de hacer negocio con ello. Algunos tratan de captarte por la calle con la premisa de que ese día es el «día de la cooperativa» y tienen los puros a un precio especial. El precio obviamente no es tan especial cuando todos los días usan la excusa del día de la cooperativa para captar clientes.

Los que quieren guiarte de forma aparentemente genuina

Vas por la calle y alguien se coloca en paralelo, te empieza a contar dónde estás, te señala diferentes lugares y comienza (sin que se lo pidas) a darte información. Si le sigues el rollo, lo más seguro es que te haga una visita guiada a su manera, y al final no se marche. El objetivo es que termines dándole dinero, invitándole a comer…

Cuando estés en Cuba te darás cuenta de la forma estrella de algunos cubanos para iniciar conversación: Primero te preguntan si eres español, luego de qué parte de España y casi siempre, conocen a alguien que casualmente vive ahí. Los que empiezan así la conversación tienen un objetivo final, dinero o que contrates algún servicio con ellos por lo que, si no quieres nada de esto lo mejor es no dar mucha conversación, decir «no gracias» y seguir adelante.

Las propinas autoadjudicadas

En Cuba es muy común dejar propina en los restaurantes y bares (el 10%). Algunos lugares ya lo incluyen directamente en la cuenta, pero otros no. Me sorprendió que en algunos establecimientos, a la hora de pagar, no traían la vuelta, para darte opción a dejar la propina. Digamos que se la autoadjudicaban. Más adelante pude preguntar a unos amigos cubanos si era normal que eso ocurriese y me dijeron que lo correcto era que trajesen el cambio para posteriormente dar la propina (sobre todo si es mucho el cambio que deberían darte).

Ahora bien, en los taxis si que no se deja propina y aquí puede ocurrir también que traten de no darte cambio…

La primera impresión

El día que llegué a La Habana, de noche, realmente me llegué a preguntar si es seguro viajar a Cuba. Las calles estaban prácticamente a oscuras, algunos edificios se veían prácticamente en ruinas… La primera impresión fue realmente chocante. Cierto es que la noche no tiene nada que ver por el día, pero viendo el panorama no tendrás ganas de callejear en cuanto se ponga el sol.

Aunque esta fue mi sensación, con el paso de los días fui adquiriendo mayor sensación de seguridad, algo clave para disfrutar del viaje…

Calles de La Habana de noche
Una calle de La Habana de noche, aunque en muchas no hay nada de luz

Viajar sola

Por mi propia experiencia te puedo asegurar que viajar sola a Cuba no es un problema y no supone un peligro, siempre que actues de forma lógica y con autocuidado, igual que harías en cualquier otro lugar del mundo.

Lo que si sufrirás si viajas sola, es cierto «acoso» por parte de los hombres cubanos (en ningún caso te tocan o miran lascivamente), que puede consistir en un intento de flirteo con intenciones que realmente no podría decirte cuáles son. Mi sensación, como observadora, fue que en muchos casos no había un objetivo de ligar por ligar, si no que lo hacían como medio para obtener dinero u otras cosas*. Por supuesto no quiero generalizar y meter a todos los cubanos en el mismo saco…

*El turismo sexual en Cuba es bastante visible y al parecer, común. Si eres observador, verás chicas (algunas incluso menores de edad) con hombres (extranjeros) bastante mayores (60-70 años). Y con el sexo opuesto ocurre lo mismo…

En cuanto a viajar sola, mi experiencia fue muy positiva y fue muy fácil conocer a otros viajeros. A mi lado una amiga por un día Americana.

Conclusiones

¿Es seguro viajar a Cuba? ¡Pues si! No se trata de un país conflictivo y por norma general, el turista está valorado y protegido (tristemente más que la propia población). Simplemente viaja de forma responsable, consciente y sobre todo INFORMADA, cuida de ti misma y disfruta.


3 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: