¡Hola viajero! Bienvenido a Santiago de Chile, capital del país, que cuenta con nada menos que 6 millones de habitantes. Se extiende a los pies de la Cordillera de los Andes y a orillas del río Mapocho y, es tal la amplitud de la ciudad, que es difícil resumir qué ver en Santiago. Por esta razón he seleccionado 10 de los lugares más interesantes que pude conocer.

Santiago tiene una mezcla muy interesante entre lo moderno y lo antigüo, y, en muchas ocasiones, recuerda a cualquier ciudad europea. Pero, sin duda, lo que personalmente me enamoró de Santiago fue el colorido de la ciudad en sus casas y el arte en las fachadas que, junto con las palmeras, le da un toque muy especial.

De mis 15 días en Chile, pasé en Santiago un total de 8, puesto que entre medias viajé al norte, a la región de Atacama. Intenté visitar los principales enclaves de la ciudad con tranquilidad y seleccionando lo más interesante (desde mi punto de vista). Aquí te propongo una lista de los 10 mejores sitios que ver en Santiago de Chile:

Para conocer lo principal de Santiago, siempre recomiendo realizar un free tour, ya que guías locales te contarán detalles que no siempre lograrás conocer por tu cuenta.

Palacio de la moneda

El Palacio de la Moneda, también conocido como «La Moneda», es actualmente la sede del Presidente de la República de Chile. El palacio cuenta con una gran importancia histórica desde su creación, pasando por los años del golpe de estado y la dictadura de Pinochet, hasta día de hoy.

El Palacio puede visitarse de manera gratuita reservando con antelación a través de esta página web.

Plaza de Armas

Después de ver el Palacio de La Moneda, acércate a la Plaza de Armas, núcleo central de la ciudad. Aquí encontrarás varios sitios para comer, bancos a la sombra para descansar, puestos de arte y espectáculos de entretenimiento callejeros.

Cerro Santa Lucía

Para mí, uno de los lugares más bonitos de Santiago es el cerro Santa Lucía. Como podrás averiguar una vez llegues a Chile, la ciudad cuenta con varios cerros, de los cuales resaltan dos principalmente: Santa Lucía y San Cristobal. El cerro de Santa Lucía fue, según datos históricos, el lugar donde el conquistador Pedro De Valdivia fundó la ciudad de Santiago.

Antes de ascender el cerro, te recomiendo la visita a la feria artesanal de Santa Lucía, que se encuentra justo en frente de la entrada y donde podrás comprar recuerdos del país, adquirir productos artesanos chilenos, como cuero o lapislázuli, o incluso familiarizarte con los instrumentos musicales típicos de America Latina.

Una vez en lo alto del cerro, podrás disfrutar de unas magníficas vistas del cerro San Cristobal, de la ciudad de Santiago y de la cordillera de Los Andes.

Cerro San Cristobal

El cerro San Cristobal, junto con el Chascarillas y Los Gemelos, conforman el conocido Parque Metropolitano de Santiago, que cuenta con diversos atractivos, como el jardín botánico, el jardín japonés, piscinas al aire libre y el teleférico para acceder hasta la cumbre.

Teleférico

Teniendo en cuenta la inmensidad del Cerro San Cristobal, una buena manera de llegar hasta la cumbre es a través del teleférico o del funicular (yo me decanté por la primera opción, me pareció más divertida). En esta web puedes ver los horarios y tarifas del mismo, así como adquirir los tickets online (aunque también puedes comprarlos en las taquillas.

Desde el teleférico hay unas vistas increibles a la ciudad de Santiago a un lado y a la cordillera de Los Andes al otro.

Jardín japonés

Aunque parezca mentira, sí, hay un verdadero jardín japonés en pleno Chile, y ¡es maravilloso! Te recomiendo realizar esta visita y, por un momento, sentir la calma que transmite la vegetación, el agua y la decoración típica japonesa. Desde aquí contarás también con unas excepcionales vistas al skyline de la ciudad.

Barrio Bellavista

El barrio Bellavista, situado entre el río y el cerro San Cristobal, se caracteriza por ser un barrio bohemio, con además una gran oferta gastronómica y de ocio.

Y, como no, al considerarse un barrio bohemio, el arte no podía faltar. Y es que, si Chile ya es colorido de por sí, este barrio es la explosión del arte urbano con hileras de casas de colores y muchísima luz. Este hecho hizo que Bellavista se colase en la lista de mis barrios favoritos. Me gustó tanto, que pasé mucho tiempo callejeando sin rumbo fijo, fotografiando las casas que más me llamaron la atención.

«La Chascona», casa de Pablo Neruda

En el mismo Barrio Bellavista se encuentra una de las tres casas del poeta Pablo Neruda, llamada «La Chascona» en honor a Matilde Urrutia, la que fue su gran amor.

La visita cuesta 7000 pesos (10€) y he de decir que merece totalmente la pena. Personalmente, no tenía muchos conocimientos de las obras de Pablo Neruda, pero a través de la visita de dos de sus casas (esta y la casa de Isla Negra) es posible darse cuenta del gran papel que tuvo el poeta más allá del ámbito literario.

Una de mis sorpresas fue descubrir la intervención de Pablo Neruda en problemas políticos y sociales de Chile y otros países como España, participando en la gestión del traslado de 2000 españoles hacia Chile, que huían de la guerra civil española.

Pueblo Los Dominicos

El pueblo «Los Dominicos» podría considerarse uno de los mejores centros artesanales de Santiago. Este pequeño «pueblo» está compuesto por pequeños pero encantadores establecimientos que ofrecen todo tipo de productos artesanos de madera, piedras, textiles, metales u obras de arte…

El ambiente de Los Dominicos es realmente tranquilo, te recomiendo pasar al menos una tarde callejeando por sus puestos y descubriendo el potencial de la artesanía chilena.

Fundación Victor Jara

Victor Jara es otro de los personajes más importantes de la historia reciente de Chile. Músico, activista político, escritor, cantautor, director y actor de teatro y profesor, Victor Jara fue un auténtico referente cultural. En el golpe de estado Jara fue detenido, torturado y finalmente asesinado.

Si conoces la figura de Victor Jara, te animo a conocer su fundación, de manera totalmente gratuita por deseo expreso de su familia, que no quiere de ningún modo obtener beneficio de él. A día de hoy, la fundación aún pasa algo desapercibida y cuesta un poquito encontrarla. Durante mi visita no había ningún distintivo en la puerta, según nos contaron, para evitar posibles represalias (es muy triste que años después exista la posibilidad de que eso ocurra).

En la fundación podrás disfrutar de una maravillosa exposición fotográfica del artista, reflejando sus momentos más familiares y personales. Si por el contrario, no habías oido nunca hablar de Victor Jara, te invito al menos a hacer una breve búsqueda sobre él ya que su papel en Chile fue realmente importante.

Valparaíso

A aproximadamente hora y media de Santiago se encuentra la ciudad de Valparaíso, situada en la costa y construida sobre cerros que le otorgan unas increibles vistas. Valparaíso, comparada con Santiago, tiene un aspecto más «decadente» o descuidado, pero a la vez más bohemio y auténtico. Su centro histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad y ascendiendo a los cerros, todo es arte y color.

Realmente me pareció un lugar encantador, a pesar de no tener esa perfección de gran ciudad como tiene Santiago de Chile. Pasear por las calles es un entretenimiento constante y es inevitable pararse a contemplar todo el arte urbano que vas encontrando a cada paso que das.

Para darle un toque aún más bohemio, Valparaíso cuenta con funiculares para ascender a los cerros. Dada su complicada construcción, suele ser la mejor opción para trasladarse de un punto a otro.

Pasé únicamente un día en esta ciudad, pero lo cierto es que, de haber podido, me habría quedado más tiempo. Tuve la sensación de estar en un Chile más real que me hubiera gustado experimentar más a fondo.

Si no cuentas con vehículo propio para desplazarte hasta aquí, puedes unirte a una excursión a Valparaíso y Viña del Mar y despreocuparte de todo.

Isla Negra

En Isla Negra se encuentra otra de las casas del poeta Pablo Neruda convertida en casa-museo. Esta era la casa favorita de Neruda, al encontrarse frente al mar y, aquí yacen sus restos y los de su último gran amor Matilde Urrutia.

Al igual que su casa de Santiago, «La Chascona», la vista son 7000 pesos (unos 10€). Pablo Neruda fue también un gran coleccionista y amante de la decoración, algo que podrás ver en todas sus casas. Esta en concreto, destaca por su constante y clara referencia al mar.

Por supuesto, la lista de cosas que ver en Santiago es oficialmente más grande, por lo que, adapta tu viaje a tus intereses y al tiempo con el que cuentes 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: