¡Hola viajero! Seguramente seas de aquellas personas a las que esta pandemia mundial del coronavirus le ha trastocado todos los planes para este 2020. Han sido muchos los viajes cancelados, planes aplazados e improvisación de un verano que desde luego está siendo muy diferente. Después de casi 4 meses de confinamiento mi cuerpo me pedía viajar y, a pesar de tener algo de miedo al coronavirus, me animé a visitar Berlín en solitario.

Se que seguramente existan opiniones muy diversas acerca de la peligrosidad de viajar en pleno coronavirus. En mi caso, tomé la decisión después de tener en cuenta varios factores:

  • Me informé de qué países tenían las fronteras abiertas dentro de la Unión Europea, para no arriesgar demasiado. Berlín llevaba tiempo rondando en mi cabeza así que no vi mejor oportunidad.
  • Consideré que la modalidad “solo travel” era la mejor para evitar viajar en grupo y minimizar así posibles contagios.
  • Teniendo en cuenta la situación actual, sabía que no me encontraría con una gran cantidad de turistas.
  • Y por supuesto, tenía el compromiso de ser responsable. Viajé tomando todas las medidas de precaución (mascarilla, gel desinfectante, distancia de seguridad, etc.). También viajé con seguro de viajes, por muchas razones que puedes leer aquí.

Si quieres saber más sobre la situación en otros países para poder viajar seguro en plena pandemia del coronavirus, sigue leyendo:

¿Cómo son las medidas de seguridad en los aeropuertos?

Lo que notarás nada más llegar al aeropuerto será un número muy pequeño de vuelos y, por tanto, muy pocos viajeros por el mismo. Esto tiene, como ventaja, el poder cumplir perfectamente con las medidas de distanciamiento y una mayor rapidez para cualquier gestión.

Dentro del aeropuerto se debe llevar mascarilla todo el tiempo (verás que todos los trabajadores la llevan). En el momento de realizar el embarque, desde las aerolíneas inciden mucho en la obligatoriedad de llevar mascarilla así como de guardar la distancia de seguridad a la hora de subir al avión, aunque este último aspecto no se cumple demasiado por parte de muchos pasajeros.

Medidas en el aeropuerto

Asegúrate de cumplir con las medidas de higiene en los aeropuertos ya que el personal es bastante estricto (como debe ser) y no dudarán en reñirte si te ven con la mascarilla mal puesta o sin ella.

¡Hora de volar!

A pesar de que en el aeropuerto se esfuerzan por llevar a cabo todas las medidas de higiene y seguridad, a la hora de volar no hay distanciamiento ninguno ya que las compañías están volando a su máxima capacidad. En Lufthansa, la aerolínea con la que yo volé, nos entregaron toallitas desinfectantes al subir al avión. La mascarilla es obligatoria durante todo el trayecto.

Ventajas de llevar la mascarilla en el avión

Puedes quedarte perfectamente dormido sin miedo a que te vean con la boca abierta o con la baba cayéndose.

Llegada a Berlín: uso de la mascarilla

En la calle

En Alemania el uso de la mascarilla no es obligatorio en la calle. Por voluntad propia yo solía llevarla aunque, en algunas zonas, al no haber apenas gente y tratarse de calles anchas, podía quitármela. En general, pude notar que practicamente nadie lleva la mascarilla por la calle. También es importante recalcar que Alemania no es un país como España, donde el contacto físico es más notable.

Transporte público

En el transporte público sí es obligatorio hacer uso de la mascarilla y aquí verás que todo el mundo la lleva.

Tiendas, museos y espacios cerrados

Todas las tiendas tienen un recordatorio a la puerta sobre la necesidad de llevar mascarilla para poder entrar. Lo mismo ocurre con museos y otros espacios cerrados, como restaurantes. En este último caso, una vez sentado y listo para comer no es necesario llevarla.

Ni que decir tiene que todas las personas que trabajan en lugares así llevan la mascarilla puesta 😉

Información de contacto en restaurantes y alojamientos

En lugares como restaurantes y alojamientos suelen pedir información de contacto teléfono y dirección durante la estancia) para poder informarte en caso de detectar algún contagio en los sitios por los que has pasado.

Visitar Berlín

Hacer turismo en la ciudad de Berlín ha sido una experiencia muy gratificante. He de confesar que no me gustan mucho las grandes masificaciones, así que poder viajar con la ciudad realmente tranquila ha sido lo mejor.

En cuando a las medidas existentes en Alemania, estas son prácticamente las mismas a las existentes en otros países: desinfección de manos, uso de mascarilla…Incluso a la hora de realizar visitas guiadas, se intentaba guardar al máximo la distancia de seguridad (teniendo en cuenta de que no éramos más de 4 personas en cada visita esto no era muy difícil).

Desde las compañías de visitas guiadas, además, se nos pedía información de contacto en caso de tener que avisarnos por algún contagio o rebrote.

Cuarentena al entrar o salir del país

Dependiendo del país desde el que viajes, deberás consultar si es necesario hacer cuarentena al entrar en Alemania o no. Desde España, en mi caso, no es necesario. A la hora de regresar a tu país de origen, es recomendable realizar una cuarentena voluntaria o bien hacerte un test para estar más seguro. Puedes consultar tu caso aquí.

Ventajas e inconvenientes de viajar en plena pandemia

Empecemos por los inconvenientes, para quedarnos con un mejor sabor de boca al final:

Inconvenientes

  • Escasez en la oferta de vuelos (en mi caso tuve que coger un vuelo con transbordo porque no había vuelo directo).
  • Algunos sitios aún permanecen cerrados al público.
  • Uso constante de la mascarilla en el transporte público y en las tiendas.

Esta claro que viajar en plena pandemia del coronavirus no es lo que más nos gusta. Aún así, es necesario ver el lado bueno de todas las cosas que ocurren, por tanto, es posible sacar algunas ventajas de ello:

Ventajas

  • No encontrarás masificación de turismo. Seréis los locales y tú.
  • Menores tiempos de espera.
  • Cero colas.
  • Menos agobio.
  • Transporte menos saturado.
  • Visitas en grupos super reducidos, mejor contacto con los guías locales y experiencia de mayor calidad.

Experiencia personal

Desde luego, este viaje a Berlín ha sido muy distinto, pero en general, he de decir que ha sido positivo. La experiencia de viajar a un nuevo lugar me la he llevado de la misma manera que si no existiera el coronavirus. Las medidas de higiene y seguridad simplemente hacen que te veas obligado a estar más alerta a todo lo que te rodea y a tener precaución.

Es importante no olvidar que el coronavirus es una pandemia global y que son muchas las personas que han muerto durante estos meses. Si piensas de esta manera, al final, el uso de una mascarilla y la necesidad de lavarte las manos más a menudo no supone nada más que un gesto de madurez. Soy partidaria de viajar, pero siempre con la mayor precaución posible.

2 comentarios

  1. Actualmente creo que la clave no es dejar de hacer cosas, sino aprender a hacerlas con seguridad. Con prudencia se pueden seguir viviendo muchas experiencias 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: